Portal Escuelas Rurales

Un espacio para comunidades de personas dedicadas a la educación en medios rurales.

Excluidos e invisibles

Posted by Fernando García Llorente en 31 / mayo / 2006

Este Articulo fue escrito por Silvia Bacher que es una autora especialista en comunicacion y educacion para el Diario La Nacion.

Excluidos e invisibles

 Así define el Estado Mundial de la Infancia 2006 –informe producido por Unicef– a las nuevas generaciones en sus aristas más endebles. Fenómeno rural y urbano por el cual una porción importante de la población se desintegra. Se silencian sus palabras, sus miradas, su presente y su futuro. La situación de la infancia se ha deteriorado sin que la población ni la política tomaran nota. Sus voces se han adelgazado hasta volverse inaudibles.

El mencionado informe da cuenta de la situación de cientos de millones de niñas y niños en el mundo, que se encuentran muy lejos del alcance de las campañas dedicadas al desarrollo y que suelen pasar inadvertidos en los debates públicos, en la legislación, en las estadísticas y los reportajes de los medios de comunicación. El documento afirma que “si no se les presta mayor atención seguirán prisioneros de una infancia en la que impere el abandono y los malos tratos”.

Presente y subyacente

Las consecuencias devastadoras de este escenario toman cuerpo en cada niña y niño que pasa hambre, en el que deja de ir a clase, trabaja o vive en situación de calle. Pero poco sabemos de ellos.

Existen y existieron iniciativas en nuestro país tendientes a dar oxígeno a esas voces sofocadas, pero se desdibujaron por falta de continuidad. Tal es el caso de cerca de cincuenta radios instaladas en escuelas rurales y de frontera diseminadas por el país, que nacieron cerca del año 2000, impulsadas por un acuerdo entre el Comfer y el Ministerio de Educación Nacional.

Las radios recibieron tecnología y hasta les fue asignada una frecuencia oficial. En algunos casos, el equipamiento llegó de la mano de padrinos famosos como Mario Pergolini, Julián Weich o Mirtha Legrand. En otros, los fondos fueron otorgados por préstamos internacionales gestionados en la década del 90. En todos, hubo una comunidad estimulada por la llegada de lo que se anunciaba como la era de la participación. Pero la feroz crisis de 2001 dejó a radios y a comunidades en stand by. En algunas, las cerraduras de los pequeños estudios fueron vencidas por la herrumbre, en otras, hasta desaparecieron los estudios.

Frente a este panorama sombrío y con el fin de promover la participación de la infancia y la juventud en sus comunidades, la asociación civil Las otras voces, con apoyo de Unicef, diseñó y desarrolló el proyecto Red de Radios en Escuelas Rurales y de Frontera. El mismo se implementó de manera presencial en Chaco, Corrientes y Misiones, y por medio de la distribución de materiales gráficos y audiovisuales alcanzó a cuarenta y cinco escuelas en todo el país.

En las programaciones de estas radios no se debatía ni sobre la falta de propuestas recreativas o culturales, ni acerca de la pobreza, no hacían mención al trabajo infantil ni a los embarazos adolescentes no deseados. No eran temas de análisis ni las situaciones de violencia en las familias, en los bailes o con la policía. Tampoco el consumo de drogas ilegales. Otra ausente en el debate de la radio era la deserción escolar. Sin embargo, todos estos problemas subyacen en la vida de los más jóvenes.

Una vez iniciado el proyecto Red de Radios en Escuelas Rurales y de Frontera, las comunidades se comprometieron a promover la participación de niñas, niños y jóvenes. Lo hicieron transitando un profundo proceso de capacitación.

Dejaron de soñar

“Elegimos trabajar con nuestros chicos en la radio el sentido de estudiar, porque nos dimos cuenta de que habían dejado de soñar. Si les pedíamos que inventaran alguna historia, sólo repetían las conocidas,” –afirmó una maestra rural. A partir de reconocer esta dificultad su proceso había comenzado. La educación, y en este caso la comunicación, tienen sentido cuando permiten construir nuevos escenarios, más justos, creativos, solidarios. La educación es una herramienta que nos ayuda a soñar para construir vidas mejores.

Las comunidades afrontaron el desafío de rescatar las voces marginadas. Una eligió como eje de su campaña radial concretar un viejo sueño dilatado por la burocracia: la construcción del polideportivo, único espacio de encuentro social, cultural y deportivo de la zona. Otras optaron por sensibilizar a la población sobre la infancia maltratada, sobre el dolor de una comunidad aborigen discriminada o acerca de la urgencia por obtener más canillas en una zona donde chicas y chicos caminan hasta veinte cuadras, a veces más de una vez por día, cargando baldes para llevar agua.

Un docente definió con humor la deuda que la comunicación tiene con la infancia: “A este encuentro hubiera querido traer un estop, perdón quise decir un espot publicitario, pero en realidad sólo logré darme cuenta que traje un espoc, porque sin duda es poco lo que hicimos hasta ahora por la infancia”.

Es urgente que los medios de comunicación examinen y pongan en tela de juicio conductas y actitudes, prejuicios y prácticas que perjudican a la niñez, pero más allá de eso, como afirma el informe de Unicef, los propios niños y niñas pueden desempeñar una función activa en su propia protección y en la de otros de su misma edad.

Construir ciudadanía en cada rincón del país acompañando la participación de la infancia requiere de una profunda transformación social que sólo es posible si el proceso es sostenido en el tiempo; para eso es imprescindible que las políticas de Estado estén atentas al fortalecimiento de estas experiencias, que lo macro se nutra de lo micro y viceversa.

Porque, como afirma el Informe de Unicef, “para lograr que esto sea posible habrá que aportar bastante más que una voluntad política firme o la formulación de estrategias bien intencionadas. Ningún gobierno, organismo u organización puede lograr ninguno de estos objetivos por su cuenta; el programa del Milenio no se alcanzará sin alianzas eficaces, creativas y uniformes”.

En ese sentido, cada individuo, no importa el lugar que ocupe como actor en la sociedad, debe tener presente que, al igual que el alimento, la salud y la educación, la comunicación es un derecho imprescindible para que niñas y niños vuelvan a soñar en nuevos escenarios que permitan mejorar este castigado país silencioso.

3 comentarios to “Excluidos e invisibles”

  1. karina said

    Hola, soy una maestra de inicial y primaria gallega, trabajo en una escuela rural en España, ahora me encuentro en argentina disfrutando una licencia sin retribución y conociendo el país que me vió nacer, . Mi anhelo es contactar con escuelas rurales de argentina y ofrecer mi trabajo voluntario durante 1 o 2 meses colaborando, compartiendo ayudando y aprendiendo, me pueden ayudar a contactar con escuelas rurarles, gracias por contestar, karina mouriño, mi celular 11 15 5339 0055

  2. adriana perez said

    Hola soy de un escuela rural de la provincia de Salta paraje la Merced Chica quisiera que alguien bondadoso nos ayudaras con bamcas para el comedor de la escuela , la misma consta de 160 Chicos desde el nivel inicial hasta 9 año trabajamos con pluriaños aunque la escuela hizo muchisimos avances nos falta bancas para que los alumnos pudieran comer comodamente en el comedor que tenemos .El comedor es muy importante para la zona ya que permite ayudar a la ploblacion que trabaja en el tabaco y solucionar un problemita que todos tienen como es la falta de recurso contactarse a 4904752 desde ya muy agradecida y esperando la mano de ayuda.

  3. Hola:
    Me interesa Apadrinar una Escuela Rural de Córdoba (Zona Sur hasta Calamuchita no excluyente) con los objetivos:
    1º Asistir sus necesidades generales inmediatas.
    2º Lograr desarrollar un proyecto que incluya la Capacitación de los Alumnos Egresados (con Secundaria o no) en la Elaboración de Productos o Bienes Regionales, aportando Cursos y Equipamiento Tecnológico necesario para lograr desarrollar en función de los potenciales naturales del lugar una eventual inclusión laboral, evitar la migración y fortalecer la comunidad educativa.
    Esto puede brindar oportunidades para la Localidad de tener un Producto Propio que les brinde la independencia económica para lograr la auto sustentabilidad del proyecto.
    Cumplido esto y con esta experiencia desarrollaremos lo mismo en otras comunidades educativas del País creando oportunidades en distintas zonas y regiones con el mismo propósito.
    Espero algún Director/a de ESCUELA RURAL luego de evaluar esta propuesta se comunique para ver la factibilidad.
    Un Abrazo y Felicitaciones a todos los Maestros Rurales Argentinos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: